La construcción de héroes y la literatura deportiva.

El Rey, después de invocar a los dioses, habló así desde su alto solio: (…) Empeñados estamos ¡Oh ciudadanos! En Importuna guerra con varones invictos, descendientes del linaje de los dioses, gentes a quienes ningunas batallas fatigan y que ni aún vencidos pueden deponer la espada (…).

La Eneida, Virgilio (Escritor Italiano)

Por Solange Carolina Arroyo.

 

La construcción del héroe.

Los héroes son parte de una construcción necesaria a partir de la educación y la cultura de cada país. Poseen características ejemplares de lucha, carácter obstinado y tenaz que los vuelven célebres e importantes de destacar en un contexto determinado. Pero suele suceder que los más reconocidos y aquellos de los que escuchamos hablar por primera vez, resultan ser esos “paladines” que son difundidos por diversos textos escolares, como es el caso de los llamados “héroes patrios”, entre los que figuran José Miguel Carrera, Manuel Rodríguez o Bernardo O’Higgins. Personajes que jamás conocimos directamente o de los cuales nunca tuvimos noticias de ellos por la prensa, por tratarse de personalidades anacrónicas. No obstante, los textos de historia tradicional nos hacen el llamado a contemplar su obra, la que resulta incluso remota y lejana para nuestra experiencia en la actualidad.

Asimismo, por otro lado tenemos también que en el ámbito musical se está luchando por instaurar en nuestra memoria a héroes de la composición melódica nacional, como es el caso de los autores Violeta Parra, Víctor Jara y Jorge González, que tanto por su música, como por sus letras, forman parte ya de nuestro patrimonio cultural y a la vez del imaginario colectivo popular chileno.

Marlene Ahrens en lanzamiento de jabalina. Imagen: www.caras.cl

Sin embargo, en el deporte, ocurre de manera similar la necesidad de divulgar y de hacer trascender las historias de los atletas y competidores más relevantes, y una forma de llevarlo a cabo, es a través del formato libro, que plasma el relato oral en un soporte de mayor relevancia, como es el papel. Esto genera que se vuelva más importante que una noticia publicada en una revista o en un diario deportivo. Por esta razón, tal como lo hacían los poemas homéricos griegos o la epopeya latina de Virgilio, que cuentan los relatos heroicos de personajes que cambiaron la historia de su región y que se escribieron para guardar en la memoria estas proezas, se vuelve primordial escribir y dejar un registro sobre las hazañas, de manera que los que comparten un mismo territorio, características y cultura, en este caso Chile, puedan inspirar a generaciones futuras a que aprendan a valorar y recordar a destacados deportistas, para que actúen como referencia en la construcción de nuevas historias en el país, y también para infundir a alcanzar los tan anhelados sueños personales de quienes se inician en la actividad. Por consiguiente, se debe realizar esa labor en la actualidad con los deportistas chilenos más destacados, y por sobre todo, incluyendo el rol de las mujeres en el deporte nacional. Ya se hizo con los personajes relevantes de nuestra historia durante el período de la independencia, y en la actualidad, estos personajes, cuestionados o no, dan paso para reflexionar sobre el rescate de otro tipo de héroes y sus historias en nuestro territorio. O sea, el de las personas vigentes en alguna disciplina deportiva, con sus sobresalientes trayectorias debido a sus destrezas y habilidades físicas, y también, aptitudes psicológicas, en un país que poco apoya las etapas iniciales de un competidor, lo que lo vuelve mayormente destacable y de por sí, admirable. Es por eso, que es primordial que el discurso no sólo permanezca en las conversaciones de las personas ligadas al mundo del deporte, sino que trascienda su interés a una dimensión mayor. Es decir, a la ciudadanía.

Imagen: José Lizana.

Por esta finalidad, es que la labor del Colectivo de Escritores Deportivos Independientes, el cual se agrupa y se funda el año 2014 con motivo de escribir libros y difundir distintas investigaciones en torno al tema, se transforma en un hito importante y trascendental para las voces del periodismo deportivo. En ese sentido, son los libros de escritores como José Lizana, Roberto Rabi, Felipe Risco y Carolina Reyes, en que aparte de escribir sobre el clásico deporte, el fútbol, se dan licencia para incluir otras ramas competitivas en sus textos, además de incorporar por sobre todo, historias de deportistas mujeres que no han sido mencionadas de manera frecuente en los medios. De hecho, Lizana en su libro “CEACHEI, Palabra de campeón”, incluye a los más destacados deportistas nacionales con sus respectivas gestas, donde narra la forma en cómo ellos llegaron a lograr sus metas.

En este contexto, es que en este libro se destaca a Marlene Ahrens (lanzamiento de jabalina), Nicole Perrot (golf) y Kristel Kobrich (natación), aparte de otros deportistas relevantes de la época, tales como Iván Morovic (ajedrecista), Carlo de Gavardo (motociclismo) y Sebastián Keitel (velocista). Es más, llama la atención en el texto las constantes referencias que se hacen a la manera de comunicar en los medios, sobre los hitos deportivos, porque muchas veces se alejan de lo que realmente importa transmitir.

Al respecto, Cristián Yantani, campeón mundial de remo, expresa lo siguiente:

“La cobertura de los medios, es mala, es muy pobre, porque siempre va de la mano con el sensacionalismo”.

De manera similar, Nicole Perrot agrega: “La cobertura que se ha tenido en la prensa ha sido más o menos, podría ser mucho mejor y más positivo (…)La persona que sabe y que lee se da cuenta si la entrevista que hizo algún medio, tiene relevancia y si tiene real veracidad, pero una persona que no sabe, la compra”.

Sobre el evento “Literatura Deportiva y Mujer”.

Karin Reinhardt y Constanza Reyes del equipo Hockey Patín 2006, entrevistadas por Roberto Rabi y José Lizana en la Universidad Autónoma. Imagen: Solange Arroyo.

Por lo mismo, una manera de comprender mejor la dinámica en torno a la historia de mujeres en el deporte chileno, y para conocer en persona a las deportistas más importantes del último tiempo, Lectura Nómada estuvo presente en la charla “Literatura Deportiva y Mujer”, el pasado miércoles 5 de septiembre, evento del cual, se encontraban presentes las campeonas mundiales chilenas del Hockey Patín, Constanza Reyes y Karin Reinhardt, que son recordadas por el hito histórico, de ser el primer equipo femenino en ganar un campeonato mundial en la historia de Chile el año 2006, con sede en nuestro mismo país. La charla, moderada por Roberto Rabi y José Lizana, se llevó a cabo en el Auditorio de la Universidad Autónoma con sede El Llano y se habló de las dificultades de ser deportista en el país, y por sobre todo, ser mujer. En ese sentido, se recalca que el hito mundial de “las marcianitas” se ha difundido de manera insuficiente en la prensa, ya que si no existiese la labor de la literatura deportiva y los medios independientes, quedaría en el relego, como ocurre en el presente con los vestigios que aún permanecen de la dictadura, circunstancia de la cual hizo mención Karin Reinhardt, de manera crítica.

Las campeonas mundiales de hockey patín. Imagen: http://paisdeportivo1.wixsite.com

Por otro lado, José Lizana, se refirió además a que muchas veces se destacan características de la apariencia física en las mujeres, con titulares que abundan en la prensa y que ocultan los verdaderos talentos de las protagonistas de los torneos. Señaló asimismo, que la literatura deportiva debe luchar precisamente contra estos estereotipos, para dar cabida al esfuerzo que hay detrás, tanto de las mismas deportistas como del apoyo de la familia y su círculo cercano. Una disputa importante, sobre todo si vemos que en Chile se apoya el deporte, recién después de haber ganado algún campeonato, ocultando las historias de vida y de sacrificio constante con los recursos escasos que existen hasta para ir a entrenar, el sostén independiente de la parentela y por supuesto, las carreras profesionales que muchas estudian para poder financiar su amor por el deporte. Sumado a que también, la responsabilidad de la literatura deportiva es difundir los triunfos en la vida de los deportistas de una disciplina, y no proyectar la vida personal y privada. Todo, con un sentido ético, independiente del objetivo de libre mercado y por supuesto de los intereses editoriales que pueden generar algunos libros. Motivo que vemos reflejado en un fragmento del Manifiesto del Colectivo de Escritores Deportivos Independientes:

 

“Queremos distanciarnos del plástico, de los cotidianos devenires que saturan los medios de comunicación con el rumor fácil, la anécdota vistosa y el ánimo exitista de tomar por asalto todo carro de la victoria que parezca en marcha aunque, tras unos metros de camino, dicho carro termine viniéndose abajo por su sobrepeso”.

 

Karin Reinhardt y Constanza Reyes del equipo Hockey Patín 2006, entrevistadas por Roberto Rabi y José Lizana en la Universidad Autónoma. Imagen: Solange Arroyo.

Del logro deportivo que inspira, al discurso escrito.

Ahora bien, Constanza Reyes, menciona en el evento que “Los obstáculo deportivos forjan el carácter y la personalidad de cada una. Significa romper las barreras, porque no hay nada, nosotras fuimos las primeras”. Y si bien, dieron origen al primer equipo femenino de Hockey Patín en Chile, tuvieron el honor de salir campeonas mundiales apenas en su segunda competición a gran escala. Un logro asombroso e inspirador, del cual debería seguir escribiéndose y que el cronista deportivo José Lizana teme a que quede en el olvido. “Existen escritoras como Marta Brunet, Marcela Paz, Stella Díaz Varín, María Luisa Bombal y necesitamos más espacio para las historias de las mujeres”, señala Lizana.

Dicho esto, tenemos que la historia de un “héroe” genera el relato de quién destaca del común de las personas. Se distingue por sus capacidades y cualidades tanto físicas como psicológicas, para llevar a cabo su gran recorrido y el objetivo final de manera admirable y extraordinaria. Y en esta relación, Karin Reinhardt, expone sobre los “otros héroes chilenos” que obtuvieron también logros trascendentales:

“En Chile no nos queremos hacer cargo de nuestra historia. ¿Qué hacemos con un campeón mundial en ciencias o matemáticas?¿Qué hacemos con un Premio Nobel? No tenemos idea, porque es un país que no tiene historia. ¿Qué hacemos con los Derechos Humanos? En este país hay una lucha constante con el rescate de la historia”.

 

Además menciona que Chile tampoco ha sabido qué hacer con el título del mundo del equipo femenino del 2006 de Hockey Patín, un desafío futuro e importante que la literatura deportiva tiene la misión y obligación de acentuar.

Imagen: www.cedep.cl

Por tanto, las historias abundan y la literatura deportiva tiene una gran labor por delante. Si bien, en el año 2010 Coke González escribió un libro sobre los logros de “las marcianitas”, llamado “Marcianitas Campeonas”, falta involucrar estos relatos a nuestra memoria colectiva, junto con la importancia de cómo narrar, sin caer en los estereotipos o en temáticas amarillistas. Por lo mismo, las interrogantes que nos hacemos respecto a la necesidad de los libros y su relación con el deporte son: ¿Cuál es el rol de la literatura deportiva en la difusión de los hitos y hazañas importantes de nuestros deportistas?¿Qué importancia tienen los textos para dar valor real a sus historias personales?¿Será importante y urgente darles cabida en los libros a los competidores más destacados, para que sean ya, fracción importante de nuestras narraciones cotidianas como parte de una memoria colectiva?¿Cómo encantar con estos relatos, si no motivamos a la gente a que se apasione por descubrir más allá de lo que puede resultar una narración escrita?

 

 

 

“No gana la guerra

quien más soldados ni armas tenga

No triunfa el equipo

con más auspicios en sus atletas”.

Las fuerzas, Denver.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *